Buscador: 

Visita Cultural a Sevilla, El Rocío y Palma del Río

Visita Cultural a Sevilla, El Rocío y Palma del Río - 9 al 11 de octubre de 2010

 

El día 10 del mes X del año 2010

Ese día tan señalado nuestra Asociación de Abuelas y Abuelos realizó un viaje inolvidable por tierras del sur de España: Mérida, Sevilla, El Rocío (Huelva) y Palma del Río (Córdoba.) Decimos inolvidable por la maravillosa compañía de que disfrutamos quienes lo hicimos, los excelentes alojamientos y el espléndido buen humor de la expedición que se sobrepuso a las adversidades climáticas y a los leves contratiempos, tales como el inicio de un DVD cuya puesta en marcha supuso…¿Tal vez 25 minutos?

En un viaje todo está preparado con antelación (¡muy bien gracias a los organizadores!), sin embargo en éste la lluvia nos condujo de forma no prevista hasta el Rocío para llevar ante la Pastora divina de la Marisma onubense nuestras súplicas.

El periplo tuvo lugar durante los días 9, 10 y 11 de octubre de 2010. Su primer destino fue Mérida, sede del Gobierno autonómico extremeño, en la que visitamos el Museo romano.

Sevilla nos abrió sus puertas el famoso día 10 con una mañana soleada en la que disfrutamos de la Catedral y del Alcázar. Estuvimos presentes en la Misa dominical del Cabildo y paseamos por el Ayuntamiento, La Torre del Oro, los jardines y La Maestranza. Nos persuadimos de que su luz, el señorío de los edificios y sus colores (albero y cobalto) poseen un embrujo especial.

La Catedral de Sevilla está situada en lo que fue emplazamiento de la gran Mezquita, construida en el s. XII, de la que aún se conserva el Alminar, denominado Giralda por la veleta que lo remata (Giraldillo) y la Puerta y Patio de los Naranjos. Cuando se construyó la nueva Catedral en el S. XIV alguien sentenció: “hagamos una iglesia tan grande que cuantos la vieren nos tomen por locos”. Así fue. Es la catedral gótica más grande de Europa. Impresiona el Retablo Mayor, de los siglos XV y XVI, las rejas de hierro dorado, el Coro y la Capilla Real, que se encuentra en el muro de la cabecera sustituyendo el antiguo ábside gótico. En dicha Capilla se venera a la Virgen de los Reyes, imagen gótica del S. XIII, que perteneció al rey San Fernando. Ante el altar se observa una urna de plata y cristal que contiene el cuerpo incorrupto del rey santo, que puede ser visto cada 30 de mayo. Sorprende también el grandioso Monumento a Cristóbal Colón, que cobija los restos del Almirante, depositados en una urna  transportada por cuatro enormes heraldos que representan las coronas de Castilla, León, Aragón y Navarra.

La torre de la catedral, la Giralda, se eleva casi 100 metros. La parte inferior, de arquitectura musulmana, data del S. XII. Sobre él se alzan varios cuerpos arquitectónicos renacentistas: un campanario, una torrecilla, una cúpula, un cupulín y por último una veleta giratoria o Giraldillo, bella figura femenina que representa la fe llevando un escudo en una mano y una palma en la otra.

Bellísimo nos pareció el Alcázar. Abl Al Ramán ordenó construir este palacio  fortaleza como residencia de los reyes en el siglo X. Sus distintas dependencias, salones y jardines muestran una amalgama de elementos artísticos (musulmanes, góticos, renacentistas y barrocos) con una elegancia y condensación inusuales.

La Torre del Oro era el último baluarte del lienzo de la muralla que arrancaba en el Alcázar y protegía la entrada del puerto sevillano junto con otra torre gemela, que se hallaba en la otra orilla del Guadalquivir. De forma poligonal, posee 12 lados que se encontraban recubiertos probablemente de azulejos que adquirían tonalidades doradas al reflejarse el sol.

Celebramos el almuerzo con los miembros de la Delegación de Sevilla de nuestra asociación, quienes tan eficaz y entrañablemente nos mostraron los atractivos de la ciudad y, puesto que arreciaba la lluvia, se dispuso el plan alternativo de dirigirnos al Rocío como romeros.

La jornada siguiente visitamos Arte Oliva, empresa agroalimentaria ubicada en Palma del Río (Córdoba), que elabora sus productos con materias primas de primera calidad utilizando para ello procesos tecnológicos de última generación.

La comida transcurrió al aire libre, en un paraje inmejorable: un altozano que permitía apreciar la belleza de los olivos, la sinuosidad del paisaje y los magníficos colores y olores del campo. Extraordinarias risas hubo en la tertulia cuyos protagonistas fueron unos reporteros intrépidos y sus personajes entrevistados.

¿Quieren saber ustedes los “share” de nuestro viaje?

· El arriero del “arracán” (léase alacrán) y su sabiduría popular.

· Las pelucas que sirvieron “para un roto y para un descosido.”

· La música excelente del autobús y las partidas de Perla y Mús.

· El inicio archirrepetido de “Siete novias para siete hermanos” que sabríamos cantar incluso dormidos.

· Los reporteros de Radio Abuespa.

¿Querrían saber ustedes algo más?

En la próxima salida les esperamos.

 

Paquita González 

 

 

 


Asociación de Abuelas y Abuelos de España @ 2016. Diseño web www.caprisa.net

Visitantes: