Buscador: 

Quiénes somos

La Asociación de Abuelas y Abuelos de España se fundó como una asociación civil, aconfesional, apolítica y sin ánimo de lucro.

En los comienzos del año 2005 un grupo de abuelos, que reunían numerosos nietos, estaban convencidos de que era necesario ayudar a otros abuelos a mejorar la imagen convencional “del abuelo de tercera edad” para crear otra de abuelos activos, cercanos, disponibles y optimistas. Ahí caben todos: los abuelos jóvenes de 42 años y los veteranos. ¡No es cuestión de edad! Abuelas y abuelos, por tanto, que deben aprender a ser mejores personas y ponerse “al día” para que no les quede lejos ni un ordenador ni una play station, con la que juegan sus nietos. Abuelos que paseando, jugando o conversando con sus nietos los enseñen a ser personas, porque comunican los valores “de toda la vida”.

Se dedica, como indican sus Estatutos, a ayudar a las abuelas y abuelos para que su integración en la familia sea real, a facilitar la formación necesaria que permita que sus conocimientos y experiencia se pongan al día y puedan así ejercer su acción benefactora en sus nietos y, como consecuencia, en el resto de la familia y en la sociedad. También para que su trato con la Administración española sea el adecuado. El requerimiento indispensable para pertenecer a dicha asociación es el de ser abuelos.

Los Estatutos de la Asociación que regulan su funcionamiento fueron elaborados al comienzo del año 2005 y se realizaron las gestiones oportunas para lograr su inscripción el 17 de marzo del mismo año en el registro de Asociaciones del Ministerio del Interior con el nº 584703. También en 2005, el 4 de octubre, quedó inscrita con el nº E2357.2 en el registro de Entidades de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid.

Así nació la Asociación de Abuelas y Abuelos de España (ABUESPA).

Los abuelos son hoy personas imprescindibles en la familia. Han dejado de ser los padres de los padres, aquellos que nunca regañaban y que siempre concedían los caprichos a los nietos, para participar de una forma muy activa en la vida familiar. Su disponibilidad para ayudar a sus hijos y colaborar con ellos en la educación y en la transmisión de valores a los nietos es visible en los tiempos actuales. Es cierto que los padres son los primeros responsables de la educación de los hijos, sin embargo a veces no llegan a materializar sus deseos por falta de tiempo.

Puede ocurrir que en algunas ocasiones esta ayuda inestimable de los abuelos no sea suficientemente valorada, incluso puede que algunos abuelos consideren que están anticuados, que ya no son eficaces porque desconocen muchas tareas modernas y aspectos educativos adecuados a los nietos. Esta situación llega a afectar a su autoestima, pues se encuentran como “fuera de lugar”.

Las abuelas, los abuelos del siglo XXI deben ponerse al día para adaptar sus conocimientos y sus experiencias al mundo actual, a los tiempos presentes. Lo nuestro no es quedarnos obsoletos ni desfasados.

No es objetivo de los abuelos jugar, acompañar, dar de comer a los nietos, aunque a veces sea necesario e importante. Es solamente un medio, un vehículo que nos permitirá llegar al fin, al verdadero objetivo que los abuelos podemos y debemos aportar a la familia y a la sociedad: la transmisión de los valores tradicionales. La alegría y el sentido del humor, la reciedumbre, la lealtad en el trato con amigos y compañeros, la honradez, el respeto a las personas y a la naturaleza, la generosidad, la laboriosidad, y tantos otros valores, son importantes hoy, ayer y siempre. Nunca van a pasar de moda, nunca van a desaparecer. Siempre han sido, son y serán valores necesarios. Están en vigor y son lo mejor que podemos transmitir.
 

 


Asociación de Abuelas y Abuelos de España @ 2016. Diseño web www.caprisa.net

Visitantes: